19 en el Aleph de Borges

"Una copita del seudo coñac - ordenó - y te zampuzarás en el sótano. Ya sabes, el decúbito dorsal es indispensable. También lo son la oscuridad, la inmovilidad, cierta acomodación ocular. Te acuestas en el piso de la baldosas y fijas los ojos en el decimonono escalón de la pertinente escalera. Me voy, bajo la trampa y te quedas solo. Algún roedor te mete miedo ¡fácil empresa! A los pocos minutos ves el Aleph. ¡El microcosmo de alquimistas y cabalistas, nuestro concreto amigo proverbial, el multum in parvo!

Repantiga en el suelo ese corpachón y cuenta diecinueve escalones.

¿cómo transmitir a los otros el infinito Aleph, que mi temerosa memoria apenas abarca? Quizá los dioses no me negarían el hallazgo de una imagen equivalente, pero este informe quedaría contaminado de literatura, de falsedad. Cada cosa era infinitas cosas, porque yo claramente las veía desde todos los puntos del universo"


Artículo 19
de la Declaración Universal de los Derechos Humanos

* Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.



Los cielos cuentan la gloria de Dios, Y la expansión denuncia la obra de sus manos.

Biblia, Libro 19 (Salmos), 19:1

lunes, 6 de junio de 2011

MANIFIESTA 19

Los miembros del Manifiesto 19 de nuevo se pronuncian para hacer una declaración:

Cada uno de los miembros del 19, apoyan la manifestación del 19, que se celebrará en distintas ciudades de todo el planeta, algunos motivos son:

- La pérdida de cualquier resquicio democrático en nuestros sistemas de gobierno, hoy a merced de los designios de los mercados y las grandes empresas mundiales.

- Los crímenes cometidos por la especulación, la desregularización de los mercados por parte de los poderosos, y demás crímenes financieros que han sido ocultados bajo la cortina de una crisis financiera mundial.

- Justicia a los damnificados por dichos fraudes, somos las víctimas de su abuso, y no los que debemos pagarlo.

Aún a pesar de ser una Manifestación en día 19 de junio del 2011, Manifiesto 19 no la ha convocado!! Pero se queda con las ganas.

Democracia Real Ya en cambio, sí la convoca (creo), y tenéis la información aquí: http://www.democraciarealya.es/

jueves, 26 de mayo de 2011

COMUNICADO DE PRENSA

Queremos hacer un llamamiento a todos los medios de comunicación para pedirles que por favor, dejen de agobiarnos,

Desmentimos: Manifiesto 19 apoya las acampadas posteriores al 15-M pero en ningún momento las ha convocado.

Ya está bien de esperarnos en la puerta de casa y de seguirnos cuando vamos en coche, por Dios!

sábado, 24 de julio de 2010

Cuerpo tal, roto amasado
cuerpo muerto de sed, cuerpo abrasado,
cuerpo innúmero, cuerpo habitado,
cuerpo sede, inmortalmente breve,
cuerpo loco de amor, tan castigado,
cuerpo que brinca y que rebrinca,
que muerde y que remuerde,
cuerpo tronchado, dolor
de la parte inexistente
cuerpo mínimo referente
de un granito de sal, ausente
de servicios mínimos, de amor
rotas las barcas al poniente
te la has cargado tan valiente
poniendo resacas al dolor
pues no hagas caso y dale fuerte:
tú y tu cuerpo gente, gente.

sábado, 5 de junio de 2010

El inquilino perdido



- ¿Dónde estás? - Me preguntas desde la puerta.
- Buscándome.

En el pasillo interminable de un hotel totalmente... finito. Sé donde está mi habitación, sé que me estás esperando y que estás preocupado por mí. Pero no puedo volver hasta que me encuentre, y no voy a disfrutar de esas cuatro paredes, hasta que no sepa dónde estoy.
Es la ansiedad. Ratones blancos y laberintos. Yo y mi traje negro.

(oigo al Rey Rata "¿y para esto abandonamos Ravenloft? ¿sabes cuántas semanas hemos perdido?)

Y recorro los espacios públicos, y trato de recordar dónde estaba.

¿Qué estaba haciendo yo hace un año?

¿Qué estaba haciendo yo hace dos años?

¿Ha cambiado algo?

Os veo entrando en el ascensor. En la habitación del hotel habrá una fiesta. Ella está, ha traido a sus amigas, hay alcohol y música, hay hierba, está él ¿que más puedo pedir?
El único problema es que yo no estoy, porque no me encuentro. Yo no soy hasta que me encuentre. Es mi trabajo. Es mi labor. Es lo que hago, aunque no sea lo que soy. No puedo absentarme sin más. Tengo que seguir hasta que me encuentre.

Subo en el ascensor. Entro al lugar donde todo es ordenado, enmoquetado, de diseño. Donde no hay ventanas, donde todos vestimos de negro, pero soy el único invitado. ¿Lo soy?
Detrás de la barra de un bar, un tipo de aspecto aburrido, camisa y pantalón negro, calvo como un huevo, me entrega algo suave y brillante.

¿Una corbata?

Es llamativa, naranja y brillante. Muy a la moda. En un estampado similar a un tatuaje tiene escrita una palabra:

Magia

(elegí ser un guerrero porque pensaba que la magia estaba al alcance de cualquiera, que todos somos magos: fui entonces el mago con un solo conjuro, lanzaba los dados y dejaba que la suerte hiciera el resto)

Magia. Me pongo la corbata en el cuello pero aún no me la anudo, y me dirigo al ascensor, y mientras vuelvo a mi habitación recuerdo aquel dibujo del anciano con aquel enorme 9 dibujado en su camiseta, y recuerdo que el 1 que le falta es el Mago, y que poseer la magia es poseer la energía para hacer cualquier cosa cuando se desee, y que el 9 es el ermitaño solitario que porta la luz, la sabiduría para utilizar la magia, y que su sayo es la prudencia.

Llego a nuestra habitación de hotel donde la fiesta ha acabado pero aún queda el humo y la música. Tú me abrazas y escucho la música que me alivia al instante, porque cuando pienso que nada ha cambiado respecto a hace unos años, la canción responde:

Hace un año estabas loco
Hace un año estabas triste
Hace un año estabas intrigado

miércoles, 2 de junio de 2010

carsetine

El caso es que nos despertamos así. Sabíamos que teníamos algo que ver el uno con el otro, porque compartíamos alma, y decidimos no separarnos. Sudados, llenos de pelusa, nos arrastrábamos por el terrazo. El terrazo disimula muy bien la mierda y está claro que eso no puede ser bueno. O sí. Es que lo que está claro u oscuro depende del daltonismo y de los bastones.
Bastones... nos hubieran ido muy bien unos bastones. A fin de cuentas, deslizarse es un poco como dejarse llevar sin esfuerzo por la vida, solo que de todas maneras te vas comiendo la mierda. Pero tampoco se le puede pedir más a un alma recién creada, aparecida en un par de conjuntos de hilo elástico tejido con forma de ¿pies?
Llegamos a nuestro primer final del mundo. No creáis que lo sabíamos. En realidad, uno se da cuenta de los finales del mundo demasiado tarde. Y eso es bueno, porque los finales del mundo son raros y cambian muchas cosas. Como este. Se convertía en vertical. Además, el suave deslizar del terrazo pasaba a ser una especie de rugoso conglomerado de yeso escupido cubierto con pintura plástica. Habíamos llegado seguramente al lugar más horripirmosísimo de la casa. Tenía sus noventa grados, dos veces. Lo que debía ser de color más bien uniforme se hallaba salpicado de motas de color grisáceo que alguna vez fueron aterciopeladas, e incluso habían estado vivas. Ahora yacían sobre el gotelé de la manera más molesta.
Lo bueno: un nuevo mundo que descubrir.
Lo malo: empezaba teniendo una pinta malísima.


sábado, 22 de mayo de 2010

Si me dicen que el 19 antes estaba mejor, yo respondo

Tengo la sospecha de que todo lo que empieza acaba mal. De un modo inesperado, nunca el deseado nos encontrará. Así que deja de llorar por los paraísos perdidos. Nunca los perdimos, porque nunca los tuvimos, solamente están en nuestra cabeza. Desgraciadamente somos seres inteligentes, y la parte más salvaje se murió. Por eso algunas veces, cuando nada nos obedece, solemos resultar algo dañados.

Sería distinto si nos fuéramos de aquí, compremos los billetes para ti y para mi, pero dejemos de llorar por los paraisos perdidos. Nunca los tuvimos, nunca fueron nuestros, solamente están en nuestra cabeza. De todo lo pensado no tenemos conclusión, vistámonos y larguémonos de aquí, pero dejemos de soñar con los paraísos perdidos. Nunca los perdimos porque nunca los tuvimos, solamente están en nuestra cabeza.

Sólo es una suerte que en el hecho de quererte, sigas abrazada aquí a mi lado, así que ultimamente, cada vez que quieras verme, no vuelvas a buscarme en el pasado porque...

tengo la certeza de que nunca el escenario nos trató mejor.

Cuáles son esos deseos que persigo: Manifiesto 19

De todos los caminos que hay por explorar, ninguno, NINGUNO, ninguno... De todas las bellezas que hay por marchitar, NINGUNA, NINGUNA, NINGUNA, NINGUNA que agitara mi esperpento tan adentro que quemara.

NINGUNA fue capaz de comprender esta ecuación que planteaba. Me enguyen las miradas que me quieren rozar... me esfumo, lo asumo, lo juro.

De todos los milagros solamente queda UNO y ese UNO es que de cada primavera sale entera una Luna de madera.


Manifiesto: Lista de cosas 19

- La suave intromisión,
- La dulce sensación en boca,
- La cosa más común,
- La única cuestión que importa.

Algunas sensaciones no se pueden contar, no están adentro, lo siento, por eso algunas veces no me duermo cuando debo y me hace mal, y acabo rezagado del horario de la gente que es normal.

- La simple brevedad,
- La corta duración de un beso,
- El dulce despertar de todos los sentidos muertos,
- La suave perversión,
- La eterna duración del verso,
- El dulce despertar de todos los sentidos muertos,
- DE TODOS LOS SENTIDOS MUERTOS,
- De todos tus sentidos muertos.

De todas las canciones que faltan por cantar...

Mi actitud ante 19

En la edad en que el deseo es más fuerte que los remordimientos, la Culpa y la Verdad saltan sobre mí con mil promesas. Los periódicos hablan de la guerra, y a mí no me importa nada más que darme los caprichos que espero, de cosas nuevas que poder probar. ¿Esperáis que pida mil perdones sobre cosas que yo quiero decir? NUNCA JAMÁS TENDRÉIS ESE MOMENTO. El deseo no deja más opciones: O estás conmigo o te vas de aquí, no quiero perdedores en mi equipo, no importa cómo, pero va a pasar. Y aunque todos me vean en caída, yo sé que vuelo mucho más, nunca sabréis ni de lejos lo que siento, no me importa lo que penséis desde ahí.

Hasta ahora he estado pensando poco en ello. Las cosas van mejor de lo que fueron jamás. Lo importante es que no quede nada dentro. no queden atrapados los deseos.

No pienso claudicar, nunca voy a pediros una disculpa, lo hecho está porque era lo que había, también está porque yo lo quería. Lo quería más que a todos los secretos, más que a la Justicia o la Verdad, no queríais que acabara con mi vida... pues no acabé con ella, sigo aquí.

SIGO AQUÍ!

En la era en que el deseo es más fuerte.

Qué le pasó al Manifiesto 19.

La situación se complicó, nadie en sus cabales seguiría por ahí, y así toda esta ciudad se derrumbó, toda sobre mí.

Tuve que tragame mis palabras, tuve que aceptar la situación. Frases-campanadas que no se pueden probar, toda la vergüenza que tenemos que aguantar: Putas colocadas y borrachos, nuestra compañía habitual, mucha burocracia y ventanillas de cristal, con un agujero para que puedas mirar.

La situación se complicó nadie en sus cabales seguiría por ahí y así... toda esta ciudad se derrumbó, toda sobre mí.

Una menos 10 de la mañana. Otra vez te espero en ese oscuro callejón (¿Facebook?). No vienes colocada, pero sé que hay algo mal, por esa mirada que me pones al hablar. Será que te has estado revolcando en toda la mierda que has contado por ahí, hueles a explosivos y también a destrucción, sueñas con volarme las pelotas si me voy.
¿Qué puedo hacer?, me estás tentando, puedo abalanzarme sobre ti, para olvidar que así todo este dolor me curará. Toda sobre mí.

Tuve que tragarme mis palabras, tuve que aceptar la destrucción, frases empapadas que no se pueden secar, toda la inmundicia que tenemos que tragar.

La situación se complicó, nadie en sus cabales seguiría por ahí y así... toda esta ciudad se derrumbó.

viernes, 16 de abril de 2010

HOMICIDIOS

He encontrado esto hurgando por ahí. A mí me parece que está muy bien.



Homicidios
Autora: Carmen Iglesia.


Si te aproximas a mi nombre
y lo alzas
hasta que alcance el ritmo de la luz,
seré velocidad y cine a oscuras,
maremoto o mechero,
a ratos paz y a ratos lengua.

Seré, si quieres, cántaro
o mortaja que arrope los suicidios,
siempre herida y metal,
nunca consuelo, pieza, sorbo,
nunca de plástico o de nube.
Si me alzas, no te engañes,
porque soy crimen, no cintura.

La princesa se ha muerto entre la nieve
y ahora lleva un cordón de sangre en la cabeza.



(...soy crimen, no cintura.)

Disfrutad, hostia pijo ya.