19 en el Aleph de Borges

"Una copita del seudo coñac - ordenó - y te zampuzarás en el sótano. Ya sabes, el decúbito dorsal es indispensable. También lo son la oscuridad, la inmovilidad, cierta acomodación ocular. Te acuestas en el piso de la baldosas y fijas los ojos en el decimonono escalón de la pertinente escalera. Me voy, bajo la trampa y te quedas solo. Algún roedor te mete miedo ¡fácil empresa! A los pocos minutos ves el Aleph. ¡El microcosmo de alquimistas y cabalistas, nuestro concreto amigo proverbial, el multum in parvo!

Repantiga en el suelo ese corpachón y cuenta diecinueve escalones.

¿cómo transmitir a los otros el infinito Aleph, que mi temerosa memoria apenas abarca? Quizá los dioses no me negarían el hallazgo de una imagen equivalente, pero este informe quedaría contaminado de literatura, de falsedad. Cada cosa era infinitas cosas, porque yo claramente las veía desde todos los puntos del universo"


Artículo 19
de la Declaración Universal de los Derechos Humanos

* Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.



Los cielos cuentan la gloria de Dios, Y la expansión denuncia la obra de sus manos.

Biblia, Libro 19 (Salmos), 19:1

sábado, 14 de marzo de 2009

minotauro

(Buena idea, V.)
A Julio Cortázar se le vino la idea de este librito de 80 pp. viajando en lo que los argentinos llaman "colectivo". Él dijo que pensaba que era un mensaje de un antepasado lejanísimo que había viajado a través de su ADN: la historia del Minotauro vuelta del revés. El Minotauro es el Poeta, que dice la verdad, y el Rey lo calumnia y lo encierra en el laberinto, porque le incomoda. Llega Teseo, antiguo skin-head o falangista con ganas de hacer méritos para la poltrona, y lo mata. El Minotauro se lo pide, porque sabe que cada gota de su sangre será una semilla (iba a poner una cita, pero no me da la gana: el que quiera saberlo, que lo lea).

Sí que pongo un trocito, para que veáis el lenguaje que usa aquí Cortazar, y que no volverá a usar: "Este azar, como todos, se ha ido tejiendo con minucia. Y el poeta lo trae a la luz, como desvela Selene, en su delación plateada, el tapiz de Aracné".

Yo no sé si es verdad que usamos sólo el 10% del cerebro; pero sí parece que usamos sólo el 10% del idioma.

5 comentarios:

Argax dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Argax dijo...

Y yo que me hice escritor envidiando a Julio. Yo que por la noche me atrevo a practicar la ouija para ver si algún día me lo encuentro.

Llevas razón Mudo en lo que comentas de la riqueza del lenguaje de este escritor privilegiado, este hombre al que jamás se le agradecerá lo suficiente lo que hizo por la literatura.

De Julio leí muchas cosas, este minotauro no, así que de la obra en sí no puedo hablar pero sí quieres hablamos un poco sobre el autor.

¿Qué os parece que creara un personaje como La Maga? Una loca tan bella que no se la puede odiar ni tocar. El estereotipo del amor demente, de la belleza desbordada, de la capacidad del hombre para trascender esta realidad y vivir mitad aquí (acá como diría él) y mitad en un sitio en el que jamás he estado y para el que cuesta horrores conseguir pasaje.

¿Qué os parece su intento de revolucionar las técnicas de narración con Rayuela?

¿Qué papel jugó en la dignificación del relato breve, del cuento, género en el que sin duda es un grande?

Esta son las preguntas más típicas que se me ocurren, pero podría hurgar un poco más y saldrían muchas otras.

Mudo, por tu reseña, me siento aun más cerca de ti, como me siento cerca de todo aquel que ha leído a este señor y lo ha paladeado a conciencia.

elfa dijo...

Ah, Rayuela. Inolvidable, la leas como la leas. Una preciosa novela, y tan hermosa como una poesía si lees los capítulos de forma independiente.
La Maga es el personaje perfecto, que hace que te enamores y te enganches a la novela para volver a saber de ella. Siempre imprevisible e intrigante.

En cuanto a los cuentos, pues cada uno de ellos es una sorpresa, a mi me gustan mucho. Habéis leído su Instrucciones para llorar? O la Noche boca arriba?

En fin, besos a todos!

eρH ρoρ [t.a.f.k.a.epHedro] dijo...

Tengo que releer Rayuela en versión 2.0 (es decir, con el orden salteado) y no en París, esta vez.

Yo soy Joss dijo...

vamos a ver eph, ¿es que siempre tienes que escribir las cosas encriptadas? no hay quien entienda lo que escribes, macho, se supone que tue eres el que traduces e interpretas, no que te tengamos que traducir e interpretar a tí XD