19 en el Aleph de Borges

"Una copita del seudo coñac - ordenó - y te zampuzarás en el sótano. Ya sabes, el decúbito dorsal es indispensable. También lo son la oscuridad, la inmovilidad, cierta acomodación ocular. Te acuestas en el piso de la baldosas y fijas los ojos en el decimonono escalón de la pertinente escalera. Me voy, bajo la trampa y te quedas solo. Algún roedor te mete miedo ¡fácil empresa! A los pocos minutos ves el Aleph. ¡El microcosmo de alquimistas y cabalistas, nuestro concreto amigo proverbial, el multum in parvo!

Repantiga en el suelo ese corpachón y cuenta diecinueve escalones.

¿cómo transmitir a los otros el infinito Aleph, que mi temerosa memoria apenas abarca? Quizá los dioses no me negarían el hallazgo de una imagen equivalente, pero este informe quedaría contaminado de literatura, de falsedad. Cada cosa era infinitas cosas, porque yo claramente las veía desde todos los puntos del universo"


Artículo 19
de la Declaración Universal de los Derechos Humanos

* Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.



Los cielos cuentan la gloria de Dios, Y la expansión denuncia la obra de sus manos.

Biblia, Libro 19 (Salmos), 19:1

viernes, 14 de noviembre de 2008

Euforia - c.1



Hace tiempo comencé a escribir esto...ahora le he puesto título y, cuando se me acabe (oh Joss dame fuerzas) planeo continuarlo, aunque ya aviso que soy muy mala para acabar las cosas...en fin, que espero críticas destructivas o constructivas, según convenga...


1 Jorge Bucay



Las mejores palabras para empezar a contar algo ya están pilladas. Esto me desmoraliza ya de entrada. Pienso que después de "puedo escribir los versos más tristes esta noche"  la gente se ha vuelto loca y se lo ha tomado todo demasiado en serio, creyendo que jamás podrán escribir versos aún más tristes, o que hay un tipo del estilo Jorge Bucay susurrándole a todo el mundo "ey, tio, eres el número uno, tú puedes"


No, tú no puedes, porque tú no existes. Dejaste de existir ese fatídico día, no, no murió nadie importante, simplemente, te dejó. Te dejó y ya no puedes existir, oh, Dios mío, muy bien, ahora ve a dar charlas acerca del aborto a los institutos de tu barrio.


Pero no intentes escribir los versos más tristes esta noche porque están sobrevalorados.


No quiero ponerme borde contigo, al fin y al cabo estás perdiendo tu tiempo leyéndome. Pero hay algo que debes saber. Quiero decir, no vas a morirte si no lo sabes, pero si te importa algo por qué escribo toda esta parrafada deberías guardar un momento para escucharme.


Yo sólo escribo de una cosa: de mí. Vaya, ahora pensarás que soy el ser más estúpido, arrogante y egoísta que te has cruzado en mucho tiempo. Seguramente. Pero no escribo de mí por eso, aunque debiera; escribo de mí simplemente porque una vez me dijeron que sólo se puede escribir de las cosas que conoces de verdad. Bien, yo sólo conozco de verdad lo que ocurre en mi cabeza. el resto podría no estar pasando. Y a ti no te conozco. Si no también hablaría de ti. O tal vez no. Tengo mis dudas. Pero lo que desde luego sé es que desconozco totalmente si podría o no escribir los versos más tristes esta noche. Supongo que dependerá de lo que entendamos por escribir y lo que se alargue la noche.


Escribo de mí y dentro de esta desfachatez me desgloso en dos temas: la autodestrucción y la euforia. Así que puedo resultarte lo más aburrido del mundo, si ninguno de estos temas te tocan demasiado dentro.  En el caso contrario todo esto que cuento también lo estoy contando por ti, ya que se ve que tú tienes cosas mejores que hacer. Así que lo hago, y, de paso, me empiezo a ganar tu desconfianza y tu desdén, que es algo que me divierte sobremanera. Me divierte parecer una prepotente de mierda y, a pesar de ello, que todos sepamos que llevo razón. Todo va bien hasta que alguien se entera de que hay tongo y todo es un disfraz, entonces la hemos liado y sí, entonces si que puedo escribir tranquilamente la cosa más jodidamente triste esta noche. 


Por gilipollas.


Pues eso,  no es que te vaya a contar algo que no sepas, pero de vez en cuando viene bien que le recuerden a uno varios dogmas:


1-. La euforia es genial y hay que disfrutarla, porque luego viene la disforia y es una mierda.


2-. La disforia se transcribe generalmente en forma de autodestrucción. Ergo, la autodestrucción es la misma mierda.


Para los que hayáis leído mi historia de "Belfast y las que tienen trocitos" sabréis de qué hablo. Lo malo de la autodestrucción es que no puedo salir de ella: sólo puede sacarme la euforia. Lo bueno es que es cuando mejor escribo. Supongo que con la euforia estoy demasiado ocupada flipándolo.


Y ya está, no hay más: o euforia o autodestrucción, soy así de simple y no te voy a hablar de otra cosa. Para eso ya está Antonio Machado. Yo me limito a mi parcela de sabiduría y me basta.


No quiero expandirme ni experimentar. No me apetece. Porque sólo me apetece escribir de lo que conozco bien, y lo que conozco bien es esto:


Hay que ser muy estúpido para destruirse, pudiendo destruir a los demás.


Entre mis planes está dejar de ser estúpida.


Música, por favor...


(suena "The Clash - Should I Stay or go")




15 comentarios:

Yo soy Joss dijo...

Vale, ahora quiero que me lo vuelvas a escribir todo pero sin complejo de inferioridad, sin miedo. Estás escribiendo y estás diciéndote a tí misma, "pero para qué, si nadie me va a leer", "si esto no va a llegar a ninguna parte", "si no puedo decir nada que no esté dicho ya", "y a quién le interesan mis neuras"... bueno basta! Me lo reescribes pero esta vez sabiendo que es tu deber y tu obligación decírselo al mundo, enviando a la inseguridad a la mierda, y dejándote la piel.

chá dijo...

El día 19 me caso contigo en Estanbul y ahora entiendo por qué. En la siguiente entrega voy a ver como cambio eso, pero de momento me conformo con saber que que esto llega a alguna parte. Sí, tengo mucho complejo de inferioridad, tú lo sabes, y más últimamente, pero mira, el primer paso ya está dado. Ahora se supone que tiene que venir un cambio.

Quiero gradualmente dejarme la piel pero sé que puede ser muy duro y no sé hasta qué punto no será algo horribl leer eso, mierda! he vuelto a caer! bueno, hoy tendrás el segundo capítulo, ya me dirás...

Gracias.

Argax dijo...

Si no cejas en el empeño, si continúas hablando de ti, verás como poco a poco te vas despegando de eso que eres y que no quieres ser, verás como partiendo de los temas en los que te sientes segura vas ampliando las bifurcaciones hasta que ya no sepamos si andamos algún camino o el camino nos anda a nosotros, nos penetra.
Los inicios son lo peor, pero verás como cuando poco a poco vayas parando para descansar hay una legión de lectores que te siguen, de sentimientos en el zurrón, de temas borboteando, plop, plop, plop...

Mucho ánimo.

Decirte que no estoy de acuerdo con una cosa, la autodestrucción no tiene por que ser mala siempre que lleve al autoconocimiento (aunque Joss a lo mejor me echa la bronca y me dice que me deje de joder con las zarandajas de conocerse a si mismo). Lo importante es que la euforia nos salve, que llegue a tiempo. O a destiempo si aun tiene solución.

chá dijo...

gracias Argax...yo creo más bien al contrario...los inicios para mí son muy fáciles, lo difícil es mantenerme (excepto en el sexo XD)

Espero por una vez tener la suficiente constancia como para poder escribie algo con principio y fin...y sí, la autodestrucción suele llevar al conocimieto...y al olor de estómago también....

Muchas gracias...

Argax dijo...

Oye y a qué, huele tu estómago?

A mi es que eso de abrirme la tripa y ponerme a hurgar me pierde tía, hay tardes que me tumbo en el sofá y me convierto en mi propio juego de "Operación", supongo que lo recuerdas. ME opero a mi mismo, saco lo que ya no sirve, meto lo que voy a necesitar, hurga que te hurga.

No sabes la suerte que tienes sabiendo como empezar la cosas a mi cuesta mucho y suelo pensar que todos los principios me llevan al mismo sitio, después no es así, pero no me doy por aludido.

Beso.

chá dijo...

Quise decir Dolor XD

Pes ya te digo, puedo empezar mil cosas a la vez y todas tendrán buena pinta...luego me caso y ..por que no nos fusionamos???

hoy jugaré a Operación conmigo...y si no, a Operación Triunfo....ya ver,e....


Besitos

es que me estoy comiendo unmuslito de mar con la otra mano y m es dificil escribir!

Argax dijo...

Oye pues cuando te cases no dejes de ivitarnos que podemos hacer algún tipo de dislate en la ceremonia.

Que tu tranquilo mientras que escribas ya puedes tener en la otra mano un muslo de mar o una cacha de Sofía Loren que a mi me da lo mismo. Además tus errores tipográficos me dan pie para meter mis bromas sin gracia que a mi me divierten mucho.

Y lo de formar equipo pues ya se verá, seguro que algo podemos sacar de todo esto. Tu me das cien principios, yo aporto los engranajes y ya veremos que sale.

Con lo del muslo me ha entrado hambre, así que creo que yo también voy a comer algo.

chá dijo...

me parece bien, sólo que por más que intente, tranquilo lo que se dice tranquilo no puedo estar....en todo caso tranquila, y mucho es... XD

Aquí no nos pasamos ni una...

Bon Profit!

Yo soy Joss dijo...

a ver, si el autoconocimiento está muy bien, pero solo hay que tener en cuenta lo peligroso que es, que hay gente que se ha metido en su cueva y se ha perdido para siempre... es como el rollo de jugar con la ouija, no se debe jugar con cosas que nunca podremos llegar a entender del todo. Sólo saber cuándo se debe parar.

chá dijo...

Pues yo quiero parar ya y no sé cómo. En serio que empiezo a desesperarme!

Yo soy Joss dijo...

es que tambien pasa una cosa... adentrarse en uno mismo es como adentrarse en un laberinto, se corre el riesgo de perderse y no parar de dar vueltas y mas vueltas y mas vueltas hasta que se encuentre la salida. Pero la verdad es que no hay salida. A veces uno cree haberla encontrado, y tras unos instantes de gloria e iluminación, al cabo se da cuenta de que sigue dando vueltas... son espejismos, muy arriesgados... cuando realmente la situación es desesperante, lo mejor es pedir un helicoptero que te saque de allí: es decir, rendirse, aceptar que no puede seguir dando vueltas al laberinto y pedir ayuda (probablemente profesional). En resumen, esto es una neurosis obsesiva. Ya lo sabes argax, pa tu tesis XD

chá dijo...

O lo que es lo mismo...no querías caldo?, pues tomados tazas! Ahora que salir de ahí dejando todo lo que hau que contar atrás...puff es como desprenderse del tesoro para que el barco no se hunda...

o, como dijo, Shakespeare, o tú o yo, o los dos hemos de ir con él! soy el juguete de la fortuna!!!

Argax dijo...

Joss, gracias por dar pie a mi tesis. Aunque si algún día la hago, que lo dudo, versará sobre los sintomas negativistas consecuencia de aceptar la realidad. Acaso no nos montamos una historia para hacer sooportable nuestro viaje, acaso no olvidamos que nuestra manera de ver el mundo no es más que una construcción que puede derrumbarse en cualquier momento.

Pues de eso versará, que es más fácil porque cualquiera puede hablarme de eso. Las neurosis obsesivo compulsivas son más difíciles de encontrar. ;)

Chá, que le den por culo al barco.

Yo soy Joss dijo...

precisamente tener que aceptar la realidad fue lo que me condujo a una neurosis obsesiva (compulsiva? sí, pero apenas), hice un camino de fantasía por el mundo de Oz hasta que tuve que regresar a Kansas. Y aunque fue un regreso, sería la primera vez que la visitase.

chá dijo...

Argax...que le den por culo al barco pero móntte en mi velero....

Joss, sin tus brotecitos serías el ser más aburrido de la creación XD

mmmmua a los dos