19 en el Aleph de Borges

"Una copita del seudo coñac - ordenó - y te zampuzarás en el sótano. Ya sabes, el decúbito dorsal es indispensable. También lo son la oscuridad, la inmovilidad, cierta acomodación ocular. Te acuestas en el piso de la baldosas y fijas los ojos en el decimonono escalón de la pertinente escalera. Me voy, bajo la trampa y te quedas solo. Algún roedor te mete miedo ¡fácil empresa! A los pocos minutos ves el Aleph. ¡El microcosmo de alquimistas y cabalistas, nuestro concreto amigo proverbial, el multum in parvo!

Repantiga en el suelo ese corpachón y cuenta diecinueve escalones.

¿cómo transmitir a los otros el infinito Aleph, que mi temerosa memoria apenas abarca? Quizá los dioses no me negarían el hallazgo de una imagen equivalente, pero este informe quedaría contaminado de literatura, de falsedad. Cada cosa era infinitas cosas, porque yo claramente las veía desde todos los puntos del universo"


Artículo 19
de la Declaración Universal de los Derechos Humanos

* Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.



Los cielos cuentan la gloria de Dios, Y la expansión denuncia la obra de sus manos.

Biblia, Libro 19 (Salmos), 19:1

jueves, 5 de marzo de 2009

píldora de asco visual:
la sorfresa

Inicio una pequeña serie de píldoras de asquito visual que publicaré cada dos días durante esta semana. No olvidéis pinchar en las imágenes para disfrutarlas en toda su amplitud.
La primera, nos puede hacer pensar acerca de nuestros pre-juicios.
Tanto sobre lo bueno, como sobre lo malo.
Empieza así:
Y termina así:
Y, por supuesto, aquí hay un triángulo oculto. Y habrá más.

5 comentarios:

chá dijo...

eph visualiza el vídeo de la entrada justo debajo de la tuya, que va de lo mismo y te encantará.

Argax dijo...

La primera imagen me habla de la extrañeza, de los niños que nacieron en Marte, de la suavidad.
La segunda de la decepción y de la podredumbre.

Abrazos.

Voy yo para abajo, a ver que es lo que aguarda en la entrada de la chatunga.

eρH ρoρ [t.a.f.k.a.epHedro] dijo...

Que no te haya comentado no quiere decir que no lo haya visto.
Está muy bien, sí.

Yo soy Joss dijo...

me pregunta porqué encontrar podredumbre en algo que está tan lleno de vida como una fresa a la que le ha crecido una verdadera selva, frondosa, marciana, increible.

eρH ρoρ [t.a.f.k.a.epHedro] dijo...

a pesar de su belleza podredumbre es y gracias a la podredumbre es bello

igual ocurría en el video de chá