19 en el Aleph de Borges

"Una copita del seudo coñac - ordenó - y te zampuzarás en el sótano. Ya sabes, el decúbito dorsal es indispensable. También lo son la oscuridad, la inmovilidad, cierta acomodación ocular. Te acuestas en el piso de la baldosas y fijas los ojos en el decimonono escalón de la pertinente escalera. Me voy, bajo la trampa y te quedas solo. Algún roedor te mete miedo ¡fácil empresa! A los pocos minutos ves el Aleph. ¡El microcosmo de alquimistas y cabalistas, nuestro concreto amigo proverbial, el multum in parvo!

Repantiga en el suelo ese corpachón y cuenta diecinueve escalones.

¿cómo transmitir a los otros el infinito Aleph, que mi temerosa memoria apenas abarca? Quizá los dioses no me negarían el hallazgo de una imagen equivalente, pero este informe quedaría contaminado de literatura, de falsedad. Cada cosa era infinitas cosas, porque yo claramente las veía desde todos los puntos del universo"


Artículo 19
de la Declaración Universal de los Derechos Humanos

* Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.



Los cielos cuentan la gloria de Dios, Y la expansión denuncia la obra de sus manos.

Biblia, Libro 19 (Salmos), 19:1

martes, 27 de enero de 2009

¿¿¿¿y entonces qué??? (euforia 7)


Reducción al absurdo (del latín Reductio ad absurdum) es un método de demostración (a menudo usado por Aristóteles como un argumento lógico) en el que asumimos una hipótesis y obtenemos un resultado absurdo, por lo que concluimos que la hipótesis de partida ha de ser falsa. Este método es también conocido como prueba por contradicción o prueba ad absurdum. Parte de la base es el cumplimiento de la ley de exclusión de intermedios: una afirmación que no puede ser falsa, ha de ser consecuentemente verdadera.
En palabras de G. H. Hardy, "La Reducción al absurdo, que Euclides tanto amaba, es una de las mejores armas de la matemática. Es mucho mejor gambito que cualquiera de los del ajedrez: un jugador de ajedrez puede ofrecer el sacrificio de un peón u otra pieza, pero un matemático ofrece la partida" (wikipedia)

Pero qué bonico es mi salvapantallas del ordenador, que lanza palabras o frases al azar y te las explica. En nuestro sentido decimonónico, aparte de hacer la oiuja vía Google, obteniendo respuestas digamos er....inclasificables...dedico(pierdo) mi tiempo a preguntarle cosas al salvapantallas.

Hoy he realizado una pregunta, que no viene a cuento, y la respuesta ha sido "Reductio Ad Absurdum". Con esta cara me he quedado y sigo, pensando en una sola cosa: si algo no puede ser falso, pues, tendrá que ser verdadero...No puede ser falso que los anaglifos no sean arte, así que será verdadero. No puede ser falso que el mudo no esté mudo, así que será verdadero, no puede ser falso que....

Que echar de menos duele, que no me gusta la berenjena, que odio no dormir, que existe una sincronización de pasos, que ocurre un paralelismo entre dos o más personas, es absolutamente falso que si nos ponemos manos a la obra Els y yo no podamos crear a tiempo una máquina del ídem, y que cada cual la utilice según convenga...

Esa es mi gran reducción al absurdo de hoy: si el tiempo no existe en realidad, entonces es falso. Y ahora entiendo por qué, sin venir a cuento, puedo pasar horas y horas perdida en algún lugar del mundo, a alguna hora dispar y estar en otro sitio, en otro momento, encaminándome hacia otro pensamiento.

Llueve hacia delante y hacia atrás, y las causas lógicas de las cosas, las que mueven realmente los átomos, son algo tan sencillo como un absurdo,un absurdo bellamente inexplicable, un teatro que sigo día a día mientras escapo, a chorros, tan pequeña, tan reducida...
...al absurdo.

Con mi partida aún por resolver.

Y..¿entonces qué?
Entonces, hagamos del tiempo un pariente lejano que ves una vez al año.
Vámonos, absurdamente, a desdecirnos...por si acaso nunca encontramos una solución lo suficientemente coherente que sea capaz de explicar el porqué del cielo de lo nuestro...

15 comentarios:

elmudo dijo...

A mí me da que eso es que el costo que te están pasando no es bueno.
Aparte de que yo estaba convencido de que "reducción al absurdo" era achicar una cosa al tamaño de Aznar.
Debe ser porque soy de ciencias, y tengo baches en mi formación.

chá dijo...

JAJAJA!!! lo primero lo primero....

chá dijo...

oye fermín, a ver cuando nos invitas a una barbacoa en tu casa

elmudo dijo...

En cuanto se acabe este tiempo de mierda.
Donde vivo ahora, la terraza es más grande que la casa. Mis perricas me cuesta. Es un ático (cosa griega).
Así que como el 4S cumplo el medio siglo, voy a montar un fiestón que van a crujir los arcos celestes.
Pero esa barbacoa que dices, antes. Por febrero o marzo, espero. Yo estoy a lo que digan las isobaras, que son mu suyas.

Argax dijo...

No sabes niña lo que me gustaría que en esta ocasión llevaras la razón y el tiempo no existiera o al menos no nos lo inventaramos como un carcelero.

Un beso.

elmudo dijo...

Hombre, Victor, los físicos dicen que el tiempo es una de tantas características de este universo; es decir, que nació en el Big Bang (la mariateresa campos dice big ben), y que por tanto pueden existir universos en los que no haya tiempo.

Pero a nosotros nos ha tocado jodernos con este.

Yo soy Joss dijo...

Me encantaaaa, te amo hasta el absurdo!!

Argax dijo...

Mudo, si yo no es que me queje más de la cuenta. A mi lo que me jode del tiempo no es su existencia en sí, es su puta manía de correr libre como el viento libre y no prestar ni la más puñetera atención a tus necesidades.

Hay pocas cosas que hagan al hombre más consciente de su pequeñez que el tiempo. Ante su paso encogemos.

Bueno si hay otra cosa que nos hace parecer igual de pequeños y es el mojino de esa mujer que tu mencionas y que pronuncia con tanto salero eso de big ben.

Abrazo.

Yo soy Joss dijo...

Yo creo que en los universos que no haya tiempo todo debe ser estático, sin tiempo no puede haber efecto-causa, y sin efecto-causa, no existe toma de decisiones, ni movimiento, ni motivación, ni nada... Si fuera una piedra me parecería bien vivir en ese universo, pero en este con tiempo estoy más agusto, con mi ilusión errónea de que puedo controlar los pasos que supuestamente doy.

chá dijo...

De verdad, cada día pasarse por aquí es una maravilla...argax y el mudo que se aman desde la disparidad, joss que sube el ánimo a cualquiera, Pedro y su dadaísmo de andar por casa... así da gusto compartir cualquier cosa q se me pase por la cabeza...

El tiempo...vivimos y morimos en función del tiempo...Tempus Fugit Irreparabile...

Besitos

Argax dijo...

Morimos en función del tiempo que no hemos llenado, que no hemos aprovechado. El simple paso del tiempo no nos mata, simplemente nos hace desaparecer.

Pero para eso hemos venido aquí,para hacernos presentes un tiempo y para irnos. Morir es otra cosa, morir es no haber disfrutado.

Besos.

Comparto con Chá su apreciación de que cada día da más gustirrinín pasarse por aquí.

chá dijo...

oh Argax..yo no podría haberlo dicho mejor...voy a llorar de la emoción...

elmudo dijo...

Pío Baroja, que era la alegría de la huerta el hombre, saca en dos o tres de sus novelas una frase que había visto en un reloj: OMNES VULNERANT, ULTIMA NECAT. Todas hieren, la última mata (las horas, claro).

Pa jiñarse vivo.

eρH ρoρ [t.a.f.k.a.epHedro] dijo...

Vaya, me he perdido una conversación «en tiempo real».

Foch dijo...

"Una afirmación que no puede ser falsa, ha de ser consecuentemente verdadera..."
Pero a veces te quedas pensando pasmada sin decir nada, mirando a otro lado, claro ni confirmas ni desmientes, entonces, ¿es verdad o es mentira?
¿Ese tiempo no es perdido? Simplemente, estás en otro sitio, otro tiempo... ¿¿¿y entonces qué???

Entonces... *