19 en el Aleph de Borges

"Una copita del seudo coñac - ordenó - y te zampuzarás en el sótano. Ya sabes, el decúbito dorsal es indispensable. También lo son la oscuridad, la inmovilidad, cierta acomodación ocular. Te acuestas en el piso de la baldosas y fijas los ojos en el decimonono escalón de la pertinente escalera. Me voy, bajo la trampa y te quedas solo. Algún roedor te mete miedo ¡fácil empresa! A los pocos minutos ves el Aleph. ¡El microcosmo de alquimistas y cabalistas, nuestro concreto amigo proverbial, el multum in parvo!

Repantiga en el suelo ese corpachón y cuenta diecinueve escalones.

¿cómo transmitir a los otros el infinito Aleph, que mi temerosa memoria apenas abarca? Quizá los dioses no me negarían el hallazgo de una imagen equivalente, pero este informe quedaría contaminado de literatura, de falsedad. Cada cosa era infinitas cosas, porque yo claramente las veía desde todos los puntos del universo"


Artículo 19
de la Declaración Universal de los Derechos Humanos

* Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.



Los cielos cuentan la gloria de Dios, Y la expansión denuncia la obra de sus manos.

Biblia, Libro 19 (Salmos), 19:1

martes, 12 de enero de 2010

A TASTE OF HONEY


Deberás soportar mi embestida
tu caída será tan gozosa por mi roce
mi vientre y el tuyo nieve y viento
habré vuelto hacia ti por mi distancia
dulzura no habrá, sólo aspereza,
no nos querremos: estaremos siempre
uno mas uno cero: mi alma, tu alma.
Uno mas uno cero: mi vientre viento
y el tuyo calma.








(Gran idea de Joss: hacernos mover por fin el puto culo)

12 comentarios:

Yo soy Joss dijo...

Me alegro muchísimo, y "me llena de orgullo y satisfacción" que mi propuesta haya despertado una chispa creativa que ha servido para que puedas hacer este poema tan hermosísimo!

Y me disculpo por haberlo intentado en el pasado a hostiazos y de mala manera, las cosas así nunca salen bien, y es verdad que tengo buena parte de la culpa de que el manifiesto no avance por estar siempre gruñendo.

Estoy deacuerdo en las cosas que dice Chá respecto a tu capacidad para escribir poesía, para mí, eres un profesional, tío.

Ahora, que de una canción tan melosa como la miel de la que habla, hayas sacado este poema que tiene su punto sórdido importante, y que aún así encaje... me ha molao.

chá dijo...

oh, es bueno eso joss...menos gruñir y mas crear ya verás como salen las cosas...

un dato, ese cuadro pixelao es el del 19?? el de 2006?? ero una cosa te digo, anda buscalo sin pixelas y porn las letras de un color que no sea rojo que chirría un poquillo.

Y fermin ahora te pongo lo que te dije...

besicos a tós

chá dijo...

ay qué ja pasao ahora? no me has dicho si es o no es, bueno e caso que se me ha olvidado comentar que sí, que genial idea de joss limada por el mudo.

y que aguante!

chá dijo...

joder mudito es que eres de lo que no hay...en tema de poesía no creo que nadie pueda ganarte en profundidad y sentimiento. A mí me sugiere tantas cosas hacia un amor (que no lo es) hacia un sexo (que es casi ascetismo) que de lo único que estamos seguros es de que es implacable, inevitable e imparable. (por eso el uno más uno cero) es una especie de bestia encerrada en una caricia, eso es o al contrario.

Deberás soportar mi embestida, me dormiré pensando en este texto.

no nos querremos: estaremos siempre
uno mas uno cero: mi alma, tu alma.
Uno mas uno cero: mi vientre viento
y el tuyo calma.

y me despertaré con esto

(y ya me lo he copiado en mi libreta y también pegado en mi pared)

buen trabajo

elmudo dijo...

Pues sí; efectivamente, todo cuanto digáis en loor tanto de mi persona como de lo que escribo estará bien dicho, y aún será poco.

Doña María del Rosario ha hecho unos comentarios mejores que los propios versos, tambien es cierto.

Llevo muchos meses sin asomar por aquí porque creía que estaba cataléptico el 19, y ahora resulta que llevo retraso. Pues bueno, iré leyendo poco a poco.

Tu foto de logo genial como todas tus fotos, chatarracha. Igual estaría mejor que no taparas el 19 del cubo, pero igual es que yo ya lo veo con vista retrógrada (y qué menos, con la de putos trienios que cobro).

Y por fin, a este señor Xim que vosotros conocéis pero yo no, decirle sinceramente que nos comente más, que he leído también el suyo de los payasos y que me gusta, porque leer comentarios que no sean aburridos es un lujo muuuuy raro.

Amén, mis hermanos.
(19 caracteres justos).

chá dijo...

Mi foto es maravillosa porque soy una retroiluminada.

No sé qué te refieres con tapar el cubo, si es por la caja de texto lo hizo Joss, igualmente así en Blogger y sin un css te tienes que quedar con lo que te permite Blogger.

Joss, pásame la foto que no tengo ni idea de donde la puedo tener e intento hacer algo.

Besicos a todos.

eρHedro dijo...

Olé los versos y las ganas de hacer cosas constructivas.
Besicos jossicos, bolicos y mudicos.

elfa dijo...

Bueno me iba a esperar a comentar cuando hubiéramos terminado todos pero... Mudito, me encantan, ME ENCANTAN tus versos!!
Y ponéis el listón muy alto así que voy a tirar por otras ramas.

Qué plazo tenemos?

Besos, y buen fin de semana. Ya os leo el lunes.
; ******

Xim dijo...

mi vientre viento
y el tuyo calma.

Activo+pasivo=aburrido

"Mi vientre huracán
y el tuyo igual"...

Activo+Activo=Éxito definitivo...

Oh Yeah!!!

SaLu2

Xim

elmudo dijo...

El mejor es una amiga mía que me ha dicho: 'mi vientre viento' ¿es que tienes gases?

chá dijo...

vete a cagaaaar lavin!

Argax dijo...

Pues después de aplazar mucho el comentario y sin nada original ya que decir, reitero lo que te han dicho sobre que en versos es usté er timón de este barco.

El poema en sí me parece hondo y resentido, fiero pero sosegado, incluso irónico, porque no es eso la ironía, una mezcla de furia y corrección?

Le aplaudo efusivamente y señalo especialmente el cuarto verso que contiene juego de palabra y mucho de esa hondura de la que hablaba más arriba.

A sus pies.