19 en el Aleph de Borges

"Una copita del seudo coñac - ordenó - y te zampuzarás en el sótano. Ya sabes, el decúbito dorsal es indispensable. También lo son la oscuridad, la inmovilidad, cierta acomodación ocular. Te acuestas en el piso de la baldosas y fijas los ojos en el decimonono escalón de la pertinente escalera. Me voy, bajo la trampa y te quedas solo. Algún roedor te mete miedo ¡fácil empresa! A los pocos minutos ves el Aleph. ¡El microcosmo de alquimistas y cabalistas, nuestro concreto amigo proverbial, el multum in parvo!

Repantiga en el suelo ese corpachón y cuenta diecinueve escalones.

¿cómo transmitir a los otros el infinito Aleph, que mi temerosa memoria apenas abarca? Quizá los dioses no me negarían el hallazgo de una imagen equivalente, pero este informe quedaría contaminado de literatura, de falsedad. Cada cosa era infinitas cosas, porque yo claramente las veía desde todos los puntos del universo"


Artículo 19
de la Declaración Universal de los Derechos Humanos

* Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.



Los cielos cuentan la gloria de Dios, Y la expansión denuncia la obra de sus manos.

Biblia, Libro 19 (Salmos), 19:1

martes, 31 de marzo de 2009

AZRAEL II

En fin, así es la vida: Adiós, Jean_Artico (siento no haberte conocido antes, cuando colaborabas); hola Azrael, que se viene pacá en cuanto se deslíe.

Pues va el Azrael y nos manda esta cartica:


Destinatario: Voluntad.
[Dedicado a todos los que como yo extraviaron esta preciada cualidad en algún punto de su camino]


Queridísima y estimada Voluntad:

Espero que esta carta llegue de una u otra forma hasta sus poderosas y metafóricas manos y que mis ruegos y lamentos que a continuación me dispongo a exponer sean por vuestra merced escuchados y a ser posible atendidos en la medida que usted considere adecuada.

No se qué motivos le llevaron a abandonarme a mi suerte, pero desde el desdichado día en que decidió salir de mi vida todo ha ido un poco peor que antes, ya que me cuesta horrores emprender cualquier propósito medianamente serio que me plantee. Si no me equivoco le perdí la pista allá por el verano del 2006, es decir, las vacaciones de las que desafortunadamente no gocé en absoluto -probablemente por haber esperado de ellas mucho más de lo que al final fueron-. Para refrescarle la memoria le diré que el susodicho verano representaba para mí el ansiado fin de una importante época de mi vida (la adolescencia) y de un lugar (el instituto), y el paso a una “mejor vida” (pensé, ingenuo de mí) que luego no resultó exactamente tal y como había yo imaginado.

Pero ese no es el tema.

El asunto es que usted se fue y no me expuso ni un solo argumento para explicar dicho comportamiento. Eso me dolió profundamente puesto que creo que usted y yo gozábamos de una buena amistad de mutuo y recíproco beneficio, y que no había motivo alguno para una ruptura de esa índole.

Tras muchas cavilaciones he podido llegar a la conclusión de que usted interpretó que en adelante ya no tendría futuro ni cabida alguna en mi vida universitaria, pero le puedo asegurar (y creo que lo estoy demostrando con el presente escrito) que se equivocaba rotundamente.

No sé por qué no contesta a mis correos, a mis cartas, a mis faxes, a mis llamadas telefónicas, a mis señales de humo, a mis telegramas o a mis palomas mensajeras, pero le ruego que reconsidere su postura y que haga usted el favor de darme una nueva oportunidad, y sea cual sea el agravio que hirió su sensibilidad, le pido humildemente perdón.

Si no es mucha molestia me gustaría invitarle a discutir este particular entre unas cañitas, que es sin duda la mejor manera de arreglar los entuertos. Así pues, espero que me responda con la mayor brevedad posible, puesto que no miento cuando digo que la necesito ahora más que nunca.

Sin mucho más que añadir y sin rencores de ningún tipo, un servidor se despide a la espera de su decisión.


Con cariño, Azrael.

5 comentarios:

Yo soy Joss dijo...

jo, por lo menos Azrael la ha conocido alguna vez... a mí, ni me habla.

Azrael dijo...

xDDDDD

No, si todavía tendría que dar las gracias...jajaja!

Argax dijo...

Y si sigue sin contestar Azrael, pues hay gente que ha conseguido muchos logros interesantes mediante la dispersión.

Argax dijo...

Ah, Azrael, bienhallado!!! Estás seguro de donde te metes?

Espero leerte mucho.

elmudo dijo...

Ele Azra es que está reconcomío del ansia de que le coma la polla, y escribe para no pensar en ello.

¡Ah! y para los campeones del no me gusta lo que hacen los demás, que yo soy de cole fino: pedo caca y culo. ¡Toma!

Menuda decepción. Está claro que los años no dan la madurez