19 en el Aleph de Borges

"Una copita del seudo coñac - ordenó - y te zampuzarás en el sótano. Ya sabes, el decúbito dorsal es indispensable. También lo son la oscuridad, la inmovilidad, cierta acomodación ocular. Te acuestas en el piso de la baldosas y fijas los ojos en el decimonono escalón de la pertinente escalera. Me voy, bajo la trampa y te quedas solo. Algún roedor te mete miedo ¡fácil empresa! A los pocos minutos ves el Aleph. ¡El microcosmo de alquimistas y cabalistas, nuestro concreto amigo proverbial, el multum in parvo!

Repantiga en el suelo ese corpachón y cuenta diecinueve escalones.

¿cómo transmitir a los otros el infinito Aleph, que mi temerosa memoria apenas abarca? Quizá los dioses no me negarían el hallazgo de una imagen equivalente, pero este informe quedaría contaminado de literatura, de falsedad. Cada cosa era infinitas cosas, porque yo claramente las veía desde todos los puntos del universo"


Artículo 19
de la Declaración Universal de los Derechos Humanos

* Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.



Los cielos cuentan la gloria de Dios, Y la expansión denuncia la obra de sus manos.

Biblia, Libro 19 (Salmos), 19:1

martes, 9 de diciembre de 2008

Vale, no tengo nada que decir

Pero buenas cosas que enseñar.
PD: Seguro que no tan buenas como las de Joss

3 comentarios:

Yo soy Joss dijo...

oh ah (con voz de tragedia), me he escandalizado, jamás volveré a escribir o a poner ningún comentario nunca más en este blog. Será vuestra peor muerte, mi silencio absoluto, Sí, sé que os ofende y os hace sentir culpables, y que no podréis seguir cargando con esta pesada losa durante el resto de vuestras vidas, pero tenéis que afrontarlo y seguir adelante.

Foch dijo...

!!¡¡... no sé qué me ha mareado más, si el momento zoom (ahora me acerco ahora me alejo) o las mamellas de la señorita... eso sí, final apoteósico, que éxtasis!

chá dijo...

No sé tú, Gi...pero yo he cambiado mi orientación sexual después de ver el vídeo...